El vehículo marciano Curiosity tiene la clave del descubrimiento de vida en Marte