En caso de guerra nuclear, la cerveza sería la bebida más segura