Encelado expulsa un chorro tan grande como ella misma