Hacer «clic» con el ratón modifica nuestros patrones mentales