Incluso el gobierno de Estados Unidos pide calma sobre el bulo del fin del mundo