La contaminación ambiental afecta al cerebro