La curiosidad, clave para memorizar