La estrella que logró escapar de un agujero negro