La extinción de los dinosaurios, cuestión de ‘mala suerte’