La mano moderna surgió antes de lo que se creía