La NASA reconoce que sólo cabría rezar si un asteroide amenazara a la Tierra