La súper bacteria de Río, no tan peligrosa