La Voyager 1 se adentra en una región desconocida del Sistema Solar