Las súper bacterias y los virus más peligrosos, un desafío para la salud pública mundial