Logran observar átomos sin destruirlos por primera vez en la historia