Los agujeros negros dejan rastro