Los chismes agudizan nuestro sistema visual