Los dirigibles de alta resistencia empiezan a surcar los cielos