Los microbios patógenos prefieren la sangre humana