Los sacrificios humanos, claves para mantener el poder