Los terremotos crean oro en cuestión de instantes