La NASA descubre un planeta que podría ser habitable