Nuestra alimentación genera dos toneladas de CO2 al año