Ratas “gigantes” hace 2.000 años