Recordar los buenos momentos nos ayuda a afrontar problemas