Sin el modesto musgo, ninguno estaríamos aquí