¿Son los agujeros negros una fuente de vida?