¿Los sustos quitan el hipo?