Un equipo de científicos mata sin querer al animal más viejo del mundo