Un estudiante de quince años logra publicar un estudio en Nature