Un iceberg del tamaño de Manhattan flota a la deriva en el Océano Atlántico