¿Un ovni “conectado” al Sol?