Un tomate de diseño: ¿La fórmula de la eterna juventud?