Una erupción volcánica explicaría la desaparición de los neandertales