Una mutación genética determina la evolución de las plantas