Una planta de hace 30.000 años