Vivimos el momento más peligroso de la humanidad, advierte Hawking