Vivir nuevas experiencias, la clave de la felicidad